Zozobrar

11 01 2018

Ningún faro compite con la luz que se refleja en tu piel.

Ningún mar invita a adentrarse en el peligro de sentirse a salvo, cuando se desfallece de placer.

Sólo tus aguas me dan de beber y me hacen zozobrar al mismo tiempo.
Dante Amerisi, El hombre y su desierto.

.

Anuncios




Ni a ningún otro

13 11 2017

Es hermoso cuando pasan cosas maravillosas en tu vida, y que sabes que no se requiere una divinidad para explicarlas ni justificadas. Ni al dios del sol, del rayo, de la lluvia, ni a ningún otro.

Dante Amerisi

.





¡Caracoles!

30 10 2017

Después de meditarlo, llego a la conclusión de que los caracoles son gigantes, pues se comportan como tales. Se mueven despacio, lenta y pesadamente, sin importar su tamaño. Y llevando su casa a cuestas (cosa que pocos hacen), se dan el lujo de vivir donde quieren. Por eso, cuando escuchen que viene un caracol, mejor ábranle paso.

Dante Amerisi.

Teorías de la Relatividad Poética.

.





Rocío 

14 10 2017

Es el rocío de unos ojos

que humedece sin reparo

los pétalos de una margarita,

que se ha quedado

esperando en el pasado,

anhelo de un futuro que no llega.
D. A.

El hombre y su desierto.

.





Las mejores obras

14 10 2017

No hay pintura que iguale el impacto de una imagen, tan poderosamente, como lo hace un recuerdo. Por eso, las mejores obras no se pintan sobre lienzos.

Dante Amerisi, El hombre y su desierto.

.





Entrañables

30 09 2017

A pesar de la abrumadora cantidad de personas que encontramos en la vida, de cuando en cuando aparece alguien, de manera tan sencilla, honesta y singular, que despierta el deseo de conocerle profundamente.

Son ellos a quienes hacemos entrañables.
Dante Amerisi. El hombre y su desierto.

.





Cosas simples y cotidianas

17 07 2017

​Nos gusta vernos sorprendidos por grandes y ruidosas cascadas, por barrancas profundas o altas montañas, por la abrumadora inmensidad del mar o del cielo. Y sí, puede que nos causen una gran emoción. Pero hay cosas más simples y cotidianas que llenan los vacíos más grandes de nuestras vidas, sin necesidad de tal despliegue de grandiosidad.


Dante Amerisi, El hombre y su desierto.

.








A %d blogueros les gusta esto: