Mi independencia y mi fortuna

18 01 2017

Siempre he intentado tener independencia de ideas, apartarme de dogmas e inclusive de grupos y organizaciones. Prefiero esa independencia que me dé libertad de acción y me libere de compromisos. Me acerqué a SIPEA gracias a la personalidad del estimado Maestro Manuel Leyva, pero fuera de ahí, no tengo relación con ningún otro grupo. Me dedico a trabajar en mis propios proyectos y es usual que hable de ellos al iniciarlos, en el proceso, o al terminarlos. Es una manera de comprometerme conmigo mismo. Estoy tan ocupado en mis proyectos, que no me da tiempo para otra cosa. Me interesa crear.
Algunos se preguntarán si realmente los realizo. Cierta alumna me dijo que, cuando platicaba que hacía música de concierto, no me creía. Y vaya que casi me veía a diario, con todo y mis ojeras. Hasta que me dieron el Premio Chihuahua, me creyó.
Igual sucede con mi trabajo en fisicomatemáticas. Mis amigos Rebeca y Mauro Huerta tienen una copia del ensayo sobre los números complejos en la relatividad, porque tuvieron a bien preguntar. Suelo compartir con mi hijo Tomy los hallazgos e ideas nuevas y a veces también lo hago en facebook, o con mis alumnos. Escribo mucho, y diariamente se pueden ver mis publicaciones en la red. Por eso agradezco los espacios en los medios que me han ofrecido personas como Gris Ramos A. en AntenaTv, y Mauro Huerta, en Latitud 45, así como al Doctor Allan Ho, que me ha tomado en cuenta en su registro de música para piano. El apoyo desinteresado de personas como Julio César Rosado y mi hijo Héctor Riveiro en las exposiciones ha sido muy importante; como el apoyo de mi estimado Pepe Guerra para dar mis cursos; o el de Karen Moreno por aguantarme con mis teorías; Alejandra Domínguez por dejarme pintarla tanto; a Esther Campos con su infinita paciencia y comprensión hacia mi música, y a todos aquellos que, aunque no estén muy de acuerdo con mis ideas, me apoyan con su tiempo, afecto y amistad. Soy independiente de grupos y organizaciones, pero no de mis amigos. Esa es mi gran fortuna.

Dante Amerisi

image





Conciertos para piano

18 01 2017

Ayer recibí un correo del Doctor Allan Ho, quien es catedrático de la Universidad de Illinois y musicólogo especializado en el repertorio para piano. Me preguntaba los años de creación de los conciertos número 2 y número 5, para incluirlos en su registro mundial de repertorio grabado y pedía los movimientos II y III del número 6.
Para mí, que nunca pertenecí a ningún tipo de agrupación o institución musical, que prácticamente no recibí educación académica formal en música, y que ni siquiera me reuno con músicos ni clásicos ni regetoneros (a no ser que los aficionados a la banda en las pachangas cuenten), me resulta halagador y hasta intimidante el hecho de recibir la atención de este personaje, cosa que le agradezco.

Parece que el grupo de conciertos que he escrito va abriéndose camino. Sólo yo sé el esfuerzo que me ha costado.

Dante Amerisi,
Enero de 2017.

image





Grieg y su concierto para piano

9 01 2017

Edvard Grieg, el compositor noruego, solía escaparse a componer a la campiña, en Ullensvang, en el fiordo de Hardanger. Cuando compuso su concierto en La menor, en 1868, la dueña del hotel le ofreció una cabaña independiente para que trabajara tranquilo. Sin embargo, los lugareños, no acostumbrados a un pianista en el pueblo, lo visitaban constantemente y lo interrumpían. Desesperado, Grieg decidió mover la cabaña a un lugar más aislado, para lo que solicitó trabajadores. Pero nadie acudió. Entonces, la dueña del Hotel le sugirió mandar hacer cerveza, y ella misma cocinó bocadillos, organizó una fiesta a la que fue mucha gente, y entre todos, movieron la cabaña al nuevo lugar.
Ahí, Grieg pudo escribir su concierto, el único que completó, y que finalmente se convirtió en una de las obras favoritas para piano en el mundo.

Dante Amerisi.

image





Concierto para piano No.4

3 01 2017

Hace un par de años, nació el Concierto para piano No.4. De alguna forma, lo celebro como si hubiese aparecido un ser con personalidad propia. Aunque fue como un fortuito accidente. Esto ocurrió así, en diciembre del 2014:

“Soñaba con el tema para un concierto. En mi mente se escuchaba grandioso, como un concierto para piano con orquesta completa, así que debí levantarme a escribirlo. No era mi intención escribir otro concierto para piano, pero ya he comenzado. Esta es la teoría del ahora o nunca: si no lo hago en el momento, se pierde. Lo he llamado Piano within a dream.”

Dante Amerisi

img_20151205_230330.jpg

Concierto para piano y orquesta No.4, por Dante Amerisi
(completo).
Chihuahua, México, 2014-2015.

I.- Primer movimiento
II.- Segundo movimiento
III.- Tercer movimiento





El otro día alguien me mató

28 12 2016

El otro día alguien me mató.
En comentarios de una publicación que hice en Los Retos de la Razón, alguien argumentaba: “Posiblemente Dante Amerisi haya hecho muchas cosas buenas, pero ya murió y ya no puede conocer nuestra realidad actual.”
Yo no supe que más hacer, más que reír. Ni siquiera me atreví a desmentir al tipo.

Dante Amerisi
Diciembre de 2016

image





Concierto para piano No. 10

25 12 2016

Ayer he comenzado el concierto para piano No.10. Es un proyecto que siempre quise hacer. Y por supuesto, tenía tantas inquietudes como dudas. Pero me he decidido, y tomaré temas de Beethoven como base. Simplemente comencé a escribir lo que tenía en mente. Si Beethoven lo supiera, seguramente se revolcaría en su tumba, o vendría a dar de sillazos en mi piano. Pero, Afortunadamente, no creo que suceda. Menos aún, cuando mi propósito es un claro homenaje.
Definitivamente, su espíritu era apasionado, romántico y arrebatado, con una visión totalmente humanista y una gran genialidad. Y tendré que profundizar más en su música.  Sin embargo, debo hacerlo a mi estilo y visión que, aunque coincidan en algunas cosas, terminará siendo diferente. Es algo que debo asumir, así que espero la historia no sea muy dura conmigo. Para mí, será una experiencia emocionante.

Dante Amerisi
Diciembre 24 de 2016. 

image





Una cálida habitación

21 12 2016

Hoy desperté de madrugada, desayuné y tomé café. Me senté al piano y de inmediato llegó una idea. Hice una pequeña pieza que llamé “Una cálida habitación”.
De alguna manera, me recordó a Van Gogh en su cuarto verde. También a Einstein en su cubículo de la oficina de patentes, o en su casa en Suiza. O a los loquitos, quizá, cuando se han adaptado a sus cuatro paredes en el manicomio.
Al fin y al cabo, pocos son los lugares que uno escoge para sentirse realmente bien consigo mismo.

Dante Amerisi.
Diciembre 21 de 2015.

image

Una cálida habitación








A %d blogueros les gusta esto: