Antología para piano MMXVII

1 04 2017

​Mi primer trabajo lo obtuve a los 7 u 8 años tocando un pequeño organito eléctrico en una tienda de juguetes y ropa para niños, “Pinky Blue”, en el centro de Chihuahua. No sé exactamente cuando comencé a componer, pero recuerdo que cuando aún eran incipientes mis habilidades, imaginaba que podía crear secuencias de frecuencias sonoras y armar con ellas piezas completas de música. Así que tomé una grabadora monofónica de mi padre y comencé a reunir sonidos interesantes con ese propósito. Estando en secundaria, experimenté procesando el sonido de un órgano Yamaha con filtros de guitarra y con saturación de frecuencias para lograr distorsión. Ya en prepa, aprendí a tocar guitarra, y a los 16 compré mi primer guitarra eléctrica con su amplificador. A los 20 conseguí mi primer sintetizador que producía sonidos manipulando los diferentes parámetros de las ondas sonoras. Y 4 años después del lanzamiento de la primera PC, comencé a trabajar con la entonces nueva tecnología MIDI usando software en lenguaje LISP de inteligencia artificial para controlar sintetizadores por computadora que me permitía emular los sonidos de la orquesta sinfónica. Más tarde, cuando el software se sofisticó y todo se hizo más fácil, yo ya tenía gran cantidad de música. Ya en épocas más recientes, a partir del 2011, comencé la serie de conciertos para piano y alrededor de ella surgió casi por inercia mucha música de otra índole, también para piano. Además me di a la tarea de reescribir para piano música de mis primeros tiempos, lo cual fue un afortunado redescubrimiento para mí. Parte de ese caudal de piezas ha quedado grabado en esta Antología de música para piano MMXVII. Estas piezas son sin duda, como las huellas que me han traídohasta donde hoy estoy. 

Dante Amerisi, marzo de 2017.

Álbum: MMXVII, Antología. Música para piano, por Dante Amerisi.





La serie de conciertos para piano

17 03 2017

​Se dice fácil, pero componer la serie de conciertos para piano me ha llevado algunos años, pues comencé a escribirla el 2011. Hoy suman 11 conciertos para piano y orquesta, además de uno para violonchelo, uno para oboe y uno para guitarra. Espero continuar trabajando para lograr la meta de al menos 12 conciertos para piano y lo que venga.

Dante Amerisi. Marzo de 2017. 

VIDEOS:

Concierto para piano No.2, completo.


Concierto para piano No.3, Primer Movimiento. 


Concierto para piano No.3, Segundo Movimiento


Concierto para piano No.4, completo.


Concierto para piano No.6, Primer Movimiento.


Concierto para piano No.9, Segundo Movimiento. 

https://youtu.be/3VJbJkxkE1s


Dante Amerisi





Grieg y su concierto para piano

9 01 2017

Edvard Grieg, el compositor noruego, solía escaparse a componer a la campiña, en Ullensvang, en el fiordo de Hardanger. Cuando compuso su concierto en La menor, en 1868, la dueña del hotel le ofreció una cabaña independiente para que trabajara tranquilo. Sin embargo, los lugareños, no acostumbrados a un pianista en el pueblo, lo visitaban constantemente y lo interrumpían. Desesperado, Grieg decidió mover la cabaña a un lugar más aislado, para lo que solicitó trabajadores. Pero nadie acudió. Entonces, la dueña del Hotel le sugirió mandar hacer cerveza, y ella misma cocinó bocadillos, organizó una fiesta a la que fue mucha gente, y entre todos, movieron la cabaña al nuevo lugar.
Ahí, Grieg pudo escribir su concierto, el único que completó, y que finalmente se convirtió en una de las obras favoritas para piano en el mundo.

Dante Amerisi.

image





Concierto para piano No.9

8 01 2017

Escribir un concierto es como iniciar un viaje dentro de una historia, meterse en ella; ser espectador y un poco protagonista. Pero el concierto tiene sus propios personajes, cada uno con su particular carácter y rol, apareciendo una y otra vez de diferentes formas. A veces, el tema que parece épico, se transforma en lírico; el alegre se torna triste y este, a su vez, se vuelve apasionado.
Por eso es importante para mí visualizar esos personajes, que son los motivos que usaré en la composición, como si tuvieran vida propia y cuya intervención cambiará el curso de la historia que será contada con música.
Comencé a escribir el Concierto No.9 mientras estaba completando la investigación sobre la relatividad especial y los números complejos. Mi intención era descansar un poco de los números, tomarme un respiro. Por eso imaginé a la música, como una musa de cabello negro, caminando descalza por un bosque, pisando sobre la hojarasca, escuchando el suave viento pasar entre los árboles y mover sus cabellos. Era importante para mí descansar, y lo hice de esa manera.
Ahora lo retomo para continuar la historia. Me intriga saber lo que aquella musa encontrará, justo ahí, en ese bosque.

Dante Amerisi,
Enero de 2017.

image





Concierto para piano No. 10

25 12 2016

Ayer he comenzado el concierto para piano No.10. Es un proyecto que siempre quise hacer. Y por supuesto, tenía tantas inquietudes como dudas. Pero me he decidido, y tomaré temas de Beethoven como base. Simplemente comencé a escribir lo que tenía en mente. Si Beethoven lo supiera, seguramente se revolcaría en su tumba, o vendría a dar de sillazos en mi piano. Pero, Afortunadamente, no creo que suceda. Menos aún, cuando mi propósito es un claro homenaje.
Definitivamente, su espíritu era apasionado, romántico y arrebatado, con una visión totalmente humanista y una gran genialidad. Y tendré que profundizar más en su música.  Sin embargo, debo hacerlo a mi estilo y visión que, aunque coincidan en algunas cosas, terminará siendo diferente. Es algo que debo asumir, así que espero la historia no sea muy dura conmigo. Para mí, será una experiencia emocionante.

Dante Amerisi
Diciembre 24 de 2016. 

image





Una cálida habitación

21 12 2016

Hoy desperté de madrugada, desayuné y tomé café. Me senté al piano y de inmediato llegó una idea. Hice una pequeña pieza que llamé “Una cálida habitación”.
De alguna manera, me recordó a Van Gogh en su cuarto verde. También a Einstein en su cubículo de la oficina de patentes, o en su casa en Suiza. O a los loquitos, quizá, cuando se han adaptado a sus cuatro paredes en el manicomio.
Al fin y al cabo, pocos son los lugares que uno escoge para sentirse realmente bien consigo mismo.

Dante Amerisi.
Diciembre 21 de 2015.

image

Una cálida habitación





Pasajes de un mismo paisaje

28 07 2016

A veces, al escribir música, dos pasajes muy distintos entre sí insisten en quedar juntos, uno tras otro. En esos momentos se vuelve difícil conciliar ideas y se sufre. Pero uno presiente que debe ser así, y que habrá que crear un puente entre ellos, coherente y convincente. Después de darle vueltas en la cabeza, finalmente ambas partes quedan unidas, como si fueran dos facetas diferentes de un mismo paisaje en perfecta armonía. Quizá ahí se encuentra el secreto de la música sinfónica.
Una vez resuelto esto, uno puede descansar.

Dante Amerisi

image








A %d blogueros les gusta esto: