Grieg y su concierto para piano

9 01 2017

Edvard Grieg, el compositor noruego, solía escaparse a componer a la campiña, en Ullensvang, en el fiordo de Hardanger. Cuando compuso su concierto en La menor, en 1868, la dueña del hotel le ofreció una cabaña independiente para que trabajara tranquilo. Sin embargo, los lugareños, no acostumbrados a un pianista en el pueblo, lo visitaban constantemente y lo interrumpían. Desesperado, Grieg decidió mover la cabaña a un lugar más aislado, para lo que solicitó trabajadores. Pero nadie acudió. Entonces, la dueña del Hotel le sugirió mandar hacer cerveza, y ella misma cocinó bocadillos, organizó una fiesta a la que fue mucha gente, y entre todos, movieron la cabaña al nuevo lugar.
Ahí, Grieg pudo escribir su concierto, el único que completó, y que finalmente se convirtió en una de las obras favoritas para piano en el mundo.

Dante Amerisi.

image





Concierto para piano No.9

8 01 2017

Escribir un concierto es como iniciar un viaje dentro de una historia, meterse en ella; ser espectador y un poco protagonista. Pero el concierto tiene sus propios personajes, cada uno con su particular carácter y rol, apareciendo una y otra vez de diferentes formas. A veces, el tema que parece épico, se transforma en lírico; el alegre se torna triste y este, a su vez, se vuelve apasionado.
Por eso es importante para mí visualizar esos personajes, que son los motivos que usaré en la composición, como si tuvieran vida propia y cuya intervención cambiará el curso de la historia que será contada con música.
Comencé a escribir el Concierto No.9 mientras estaba completando la investigación sobre la relatividad especial y los números complejos. Mi intención era descansar un poco de los números, tomarme un respiro. Por eso imaginé a la música, como una musa de cabello negro, caminando descalza por un bosque, pisando sobre la hojarasca, escuchando el suave viento pasar entre los árboles y mover sus cabellos. Era importante para mí descansar, y lo hice de esa manera.
Ahora lo retomo para continuar la historia. Me intriga saber lo que aquella musa encontrará, justo ahí, en ese bosque.

Dante Amerisi,
Enero de 2017.

image





Concierto para piano No. 10

25 12 2016

Ayer he comenzado el concierto para piano No.10. Es un proyecto que siempre quise hacer. Y por supuesto, tenía tantas inquietudes como dudas. Pero me he decidido, y tomaré temas de Beethoven como base. Simplemente comencé a escribir lo que tenía en mente. Si Beethoven lo supiera, seguramente se revolcaría en su tumba, o vendría a dar de sillazos en mi piano. Pero, Afortunadamente, no creo que suceda. Menos aún, cuando mi propósito es un claro homenaje.
Definitivamente, su espíritu era apasionado, romántico y arrebatado, con una visión totalmente humanista y una gran genialidad. Y tendré que profundizar más en su música.  Sin embargo, debo hacerlo a mi estilo y visión que, aunque coincidan en algunas cosas, terminará siendo diferente. Es algo que debo asumir, así que espero la historia no sea muy dura conmigo. Para mí, será una experiencia emocionante.

Dante Amerisi
Diciembre 24 de 2016. 

image





Una cálida habitación

21 12 2016

Hoy desperté de madrugada, desayuné y tomé café. Me senté al piano y de inmediato llegó una idea. Hice una pequeña pieza que llamé “Una cálida habitación”.
De alguna manera, me recordó a Van Gogh en su cuarto verde. También a Einstein en su cubículo de la oficina de patentes, o en su casa en Suiza. O a los loquitos, quizá, cuando se han adaptado a sus cuatro paredes en el manicomio.
Al fin y al cabo, pocos son los lugares que uno escoge para sentirse realmente bien consigo mismo.

Dante Amerisi.
Diciembre 21 de 2015.

image

Una cálida habitación





Pasajes de un mismo paisaje

28 07 2016

A veces, al escribir música, dos pasajes muy distintos entre sí insisten en quedar juntos, uno tras otro. En esos momentos se vuelve difícil conciliar ideas y se sufre. Pero uno presiente que debe ser así, y que habrá que crear un puente entre ellos, coherente y convincente. Después de darle vueltas en la cabeza, finalmente ambas partes quedan unidas, como si fueran dos facetas diferentes de un mismo paisaje en perfecta armonía. Quizá ahí se encuentra el secreto de la música sinfónica.
Una vez resuelto esto, uno puede descansar.

Dante Amerisi

image





Concierto para piano No.6

15 02 2016

Concierto para piano No.6 (compuesto en el invierno a principios del 2015).

Nace de la música que compuse para el álbum de “¿Quién es Yanni Farina?”, que a su vez, se basa en el libro de poemas homónimo. Sus melodías, armonías y pasajes pianisticos se acomodaron a la forma de concierto casi sin esfuerzo. El primer movimiento me resulta enigmático, a veces juguetón, a veces dramático e incluso hasta romántico. Quizá podría parecer intrincado, pues no está basado en una melodía definida, sino que es un encadenamiento de melodías y pasajes armónicos que sirven de puente entre sí, haciendo coherencia finalmente.
El segundo movimiento es un adagio melancólico, dramático y está lleno de tensión armónica. Lo escribí en honor a Alan Turig, el matemático inglés que ayudó a terminar la segunda guerra mundial al descifrar los mensajes de la máquina Enigma del Ejército Alemán. Incluye redoble de tambor, a diferencia de los otros dos movimientos, lo cual le da un carácter un tanto marcial.
El tercer movimiento proviene de dos piezas de Yanni Farina: “El antifaz”, e “Isabel”. Ambos temas  resultan antagonistas, pues el primero tiene una estructura armónica dramatica y el otro es más lírico y dulce. Casi pudiera decir que  este movimiento se forma de dos pequeños movimientos. Esta es una libertad que he aplicado antes en otros conciertos.
El concierto no.6 surgió casi en su forma definitiva, muy rápido. Y se arraigó en mí de una manera que no imagino en prescindir.

Dante Amerisi

image





Concierto para piano No.5

30 01 2016

Las melodías que sirven de temas para este concierto vienen de tiempo atrás, de hace 20 años o más. Todas ellas están profundamente arraigadas en mi mente, en mi emotividad; tienen fuertes raíces en mi pasado y sus significados son profundos. Frecuentemente aparecen a mitad de la noche o influyen sobre composiciones nuevas. Alguna vez, cuando me sentí estancado en la composición, rompí mi guitarra, como si esto significara romper con ataduras, y comencé a escribir sin instrumento, directamente en la partitura. Fue entonces que mi música cambió. Estas piezas se originaron en aquel nuevo comienzo. Hoy reaparecen, comprometidas con el pasado, pero con los nuevos planteamientos que exige un concierro para piano. Para mi ha sido de alguna forma una agradable revelación.

Dante Amerisi. Mayo de 2015

image








A %d blogueros les gusta esto: