Ensayando tango

3 03 2015

Cuando mi hija Paloma tenía 4 años, la inscribí en el ballet, pues le gusta bailar. Afortunadamente, siempre encontraba a alguien que me ayudara a hacerle el chonguito del cabello, pues se me dificultaba. Al principio, me quedaba esperando a que terminara su clase, pero después, por mi permanente presencia, me invitaron a tomar la clase de tango. Nos pusieron una coreografía para una presentación, pero yo no tenía con quién ensayar. Como mi hija veía parte de la clase de tango, se la aprendió, así que me dijo que sería mi pareja.
Cuando ensayábamos, había un momento en que ella debía subir su piernita sobre la mía, más arriba de la rodilla, así que yo me agachaba y ella alzaba su pierna todo lo que podía. Así fue como pude aprender la coreografía. Hoy es un bonito recuerdo.

D. A.
.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: