Las pseudociencias

1 09 2014

Las pseudociencias, por su carácter no científico, son altamente peligrosas, pues son muy populares y determinan en gran medida la idiosincrasia de la gente que las considera verdaderas sin pedir una prueba de ello. Esto lleva a que la gente base sus decisiones y acciones en disciplinas no apoyadas en la razón, sino en la especulación. Aquí se incluye desde el político que consulta al astrólogo, hasta la madre que lleva a su hijo con el homeópata o el curandero. Por lo general, estas personas se ponen voluntariamente a merced de personajes que juegan a decirles “verdades” no comprobables a cambio de dinero. Y el único motivo para hacerlo, es que la gente busca soluciones fáciles y rápidas a sus problemas, cosa que los embaucadores aprovechan.

La pseudociencia o seudociencia (‘falsa ciencia’) es aquella afirmación, creencia o práctica que es presentada incorrectamente como científica, pero que no sigue un método científico válido, no puede ser comprobada de forma fiable, o carece de estatus científico.​ A menudo se caracteriza por el uso de afirmaciones vagas, contradictorias, exageradas o infalsables; la dependencia de la confirmación en lugar de pruebas rigurosas de refutación; poca o nula disposición por parte de sus seguidores a aceptar evaluaciones externas de expertos; y en general, la ausencia de procedimientos sistemáticos para el desarrollo racional de teorías.

Algunos críticos de la pseudociencia consideran algunas o todas las formas de pseudociencia como pasatiempos inofensivos. Otros, como Richard Feynman,​ Richard Dawkins,​ Carl Sagan, ​ Michael Shermer y Mario Bunge​ consideran que todas las formas de pseudociencia son dañinas, causen o no daños inmediatos a sus seguidores.

El pensamiento pseudocientífico se ha explicado en términos de psicología y psicología social. La tendencia humana a buscar confirmación en vez de refutación, la de mantenerse aferrado en las creencias confortables, y la de sobregeneralizar han sido mencionadas como razones comunes para la adherencia al pensamiento pseudocientífico. De acuerdo con Beyerstein (1991) los humanos son propensos a realizar asociaciones en función de la apariencia, y a menudo cometen errores en el pensamiento sobre causa y efecto.

Algunas pseudociencias populares: Alquimia, Astrología, Biomagnetismo, Magnetoterapia, Cerealogía, Creacionismo y Diseño Inteligente, Criptozoología, Dianética, Feng Shui, Feng Shui, Flores de Bach (terapias florales), Frenología, Grafología, Homeopatía, Negacionismo del Holocausto, Numerología, Parapsicología, Piramidología, Programación neurolingüística, Psicoanálisis, Psicología transpersonal, Quiropráctica, Radiestesia, Sinergética, Ufología, etc.

Dante Amerisi (Los retos de la razón)

.

Ignorante

Anuncios

Acciones

Información

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: