Dos pies izquierdos

12 02 2013

Por Dante Amerisi

Hace algunos años, pintaba yo un pesado cuadro de 2.40 metros por 1.20 metros que más tarde sería colocado en un restaurante, colgado del techo de un segundo piso con cadenas, para ser visto desde varios ángulos. Y bien, el tema era mi ciudad natal, Chihuahua, inundada completamente, contrastando con la realidad de la escasez del agua. Al centro de la pintura aparecían dos figuras semidesnudas con trozos de tela ondeando, algunas gaviotas y al fondo una pequeña isla. Todo aquello formaba una doble imagen en la cual se podía distinguir a cierta distancia un rostro de mujer.

Pintar ese cuadro era divertido, pero algo me molestaba. Había pintado una figura masculina hincada que señalaba el hallazgo de un disco compacto semi enterrado. Yo miraba y miraba la figura y no entendía la causa de mi desagrado. Pasaba a las demás figuras y detalles, pero al volver a la figura hincada la molestia regresaba. El cuadro estaba casi totalmente terminado, de modo que no pensaba en borrar la figura y rehacer toda esa parte. Pero no estaba satisfecho.

Entonces, sucedió que un amigo llegó a visitarme al estudio y le pedí que se quitara los zapatos y posara tal y como estaba aquella figura. Al observar a mi amigo y compararlo con la pintura, me di cuenta de lo que pasaba: había pintado dos pies izquierdos. Corregí el detalle, afortunadamente, antes de exponer la pintura al público.

Desde entonces acostumbro revisar los bosquejos de mis pinturas antes de comenzar a pintar.

Y bien, yo sé que no podemos ser infalibles y que puede haber errores. Pero es muy sano tener la disciplina de revisar lo que hacemos antes de proceder a publicarlo. Aún así, los errores surgen. Nadie queda libre de ello. Pero el buen hábito de la revisión nos salva de muchas cosas.

Igual considero yo el uso del diccionario para todo lo escrito y su revisión antes de ser publicado. Y tengo en casa varios diccionarios y manuales: diccionario de bolsillo, enciclopédico, ilustrado, en edición latinoamericana, edición española, de sinónimos y antónimos, de inglés, francés e italiano, manuales de gramática, etcétera. A pesar de todo ello, las faltas se cuelan como ratoncillos por las hendiduras de los textos.

Saludable es, pues, revisar que aquello que hagamos no lleve dos pies izquierdos.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: