La licuadora gravitacional

11 09 2012

La licuadora gravitacional  

Por Dante Amerisi

La posibilidad de que exista un entramado del sistema espacio-temporal que es afectado por la presencia de masa y que esto, a su vez produzca un reticulado gravitacional por donde se conduce la luz y otras ondas electromagnéticas, afectando (o produciendo) inclusive las órbitas planetarias, me conduce a pensar lo siguiente:

  • La deformación del espacio-tiempo en presencia de masa debe seguir una curvatura equivalente a la aceleración de la gravedad. Es decir, debe corresponder con un modelo gravitacional similar al de Newton, tomando la forma de una relación de raíz cuadrada invertida. Como sabemos, la Ley de Gravedad Universal de Newton, dice que la fuerza de la gravedad entre dos objetos, es inversamente proporcional a la raíz cuadrada de la distancia que los separa. A partir de esto, y conociendo la masa de la partícula en el espacio, se puede crear un modelo con la curvatura del campo gravitatorio que la rodea y esta debe corresponder a la típica graficación de una aceleración constante.

M = masa de un cuerpo, m = masa del otro cuerpo
r= distancia entre ellos r = (x2+y2+z2)
G = constante gravitacional = 6.672 * 10-11 m3 kg-1 s-2

  • Si hiciéramos un corte transversal de la partícula y el campo gravitacional que esta produce, la curva que representa la deformación del espacio-tiempo tendría mayor incidencia hacia el centro de la partícula, y su pendiente decrecería a medida que se aleja de este, desde menos de 90° hasta hacerse casi nula, pero sin llegar a cero. Esto, concuerda con la Teoría de la Relatividad, en donde la gravedad tiene un alcance teórico infinito.

  • Suele pensarse que la fuerza gravitatoria debe ser, en todo caso, atractiva, como se deduce de las orbitas cerradas de los planetas que giran alrededor del Sol. Las fuerzas repulsivas no producen órbitas cerradas. En cambio, las fuerzas atractivas producen tanto órbitas cerradas como abiertas. Por lo tanto, se ha dado a pensar que la fuerza gravitacional es atractiva siempre. Y seguramente así es. Esto explica la atracción de los cuerpos planetarios. Sin embargo, esto no explica por qué, teniendo dos cuerpos que ejercen mutuamente una fuerza atractiva, suele mantenerse un equilibrio en sus órbitas, de modo que no “caen” el uno hacia el otro con la rapidez que podría esperarse hasta colisionar. Es decir, que pueden encontrarse trayectorias orbitales estacionarias, mientras no haya pérdida o ganancia de energía. Esto me hace pensar que las fuerzas gravitacionales de dos cuerpos que interactúan entre sí, tienen un punto en donde se cancelan una a la otra, a la manera que ocurre con el movimiento ondulatorio. Es decir, se produce una especie de interferencia gravitacional. Esto lo estudio actualmente con modelos gravitacionales en espiral.
  • Una segunda teoría podría ser, que la materia no sólo produce campos gravitacionales, sino otra especie de campos que actúan paralelamente a los primeros, pero produciendo una fuerza repulsiva. Es decir, una fuerza atractiva y otra repulsiva actuando al mismo tiempo. ¿Cómo podría ocurrir esto? Hagamos un experimento mental en tres pasos. Primero:imaginemos que metemos un motor de licuadora en el agua, dejando salir a la superficie solamente las aspas. Al encender el motor, el giro de las aspas produciría una fuerza ondulatoria transversal desde su centro que se transmitiría por el agua, dadas sus características físicas (aunque en líquidos de alta viscosidad se produciría una fuerza atractiva). Segundo: imaginemos que el campo gravitatorio produce una depresión en el continuum espacio-temporal, similar al de un recipiente cuya pendiente se hunde hacia su centro (como suele representarse a la gravedad), atrayendo hacia sí los objetos que entran en él. Esto produciría una fuerza atractiva, como se considera es la gravedad. Tercero:Ahora, mentalmente hagamos una combinación de ambos experimentos: un recipiente o plato hondo que va hundiéndose hacia el centro, en donde a la vez ubicamos las aspas de la licuadora y al que le ponemos agua. Los objetos cercanos a dicho centro estarían afectados por dos fuerzas simultáneas, una atractiva y otra repulsiva. El objeto satélite giraría alrededor del centro del recipiente gracias al giro de las aspas, que a su vez lo repelen o lanzan hacia fuera. Sin embargo, la pendiente del recipiente produciría una fuerza atractiva hacia su centro, atrayendo al objeto satélite. El objeto, giraría en una órbita alrededor del centro del sistema, manteniéndose a una distancia en la que las fuerzas atractivas y repulsivas se igualan. Esto crearía una órbita estacionaria.
  • La anterior teoría, a la que he llamado “Licuadora gravitacional”, integraría dos fenómenos físicos, el de la atracción que produce la gravedad, y el de rotación. Yo supongo que este último estaría producido por las fuerzas electromagnéticas que, como ya sabemos, se componen de lo que anteriormente se consideraban como la fuerza débil, la fuerza fuerte (en el modelo de la física de partículas) y la fuerza electromagnética propiamente dicha. Estas fuerzas ya se consideran como diferentes manifestaciones de una misma fuerza, e incluyen los conceptos de polaridad y electromagnetismo. Los campos electromagnéticos no sólo producen fuerzas atractivas, sino también repulsivas. Sabemos que los planetas cuentan con sus polos magnéticos bien definidos y que cuentan con campos electromagnéticos. Entonces, quizá esta teoría no esté muy alejada de la realidad.
  • Si la gravedad se comporta como he descrito en el experimento de la “Licuadora gravitacional”, entonces es posible que la estructura del continuum espacio-tiempo se vea afectado en una especie de “turbulencia” por los campos gravitacionales.
  • La rotación y el movimiento de “caída” hacia el centro gravitacional posiblemente causen la radiación de partículas gravitacionales (aún no probada experimentalmente), ya que ambos efectos se traducen en una “aplicación positiva de fuerza”, lo cual se consideraría generación positiva de energía. Si existe producción de energía, entonces la forma de transmisión seguramente es por ondas gravitacionales.
  • La existencia de ondas gravitacionales en los campos gravitacionales existentes en el universo, con su implícito alcance infinito, daría como resultado un continuum espacio-tiempo lleno de imperfecciones en su superficie (que, por otro lado, sería tetradimensional).
Anuncios

Acciones

Information

One response

9 10 2013

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: